5 clásicos de Búzios

Descubre los 5 clásicos de Búzios

Esta ciudad se ha convertido uno de los destinos favoritos de los argentinos en Brasil. Con sus hermosas playas a 180 km de Rio de Janeiro, ofrece la chance de combinar el viaje con una visita a la Cidade Maravilhosa y de conocer el Caribe carioca: Arraial do Cabo.

Clásicos de Búzios 1. Playa João Fernandes

Es la preferida del turismo internacional. Está ubicada en las proximidades de numerosos hoteles y posadas por lo cual la mayoría de los visitantes llega caminando. Rodeada de una espesa vegetación, su arena fina y el agua cálida la convierten en una de las top del balneario. Con la marea alta la superficie se achica y, sobre todo en temporada alta, se amontona mucha gente en un espacio reducido.

A lo largo de su extensión hay varios quioscos o paradores que ofrecen, a cambio de una consumición, la sombrilla y los sillones. Comer en la playa una isla de peixe (pescado frito en trozos) cuesta unos 90 reales y las gaseosas en latas se comercializan a razón de 15 reales. Como referencia, pagando con tarjeta de débito, 10 reales equivales a unos 35 pesos.

La presencia de vendedores ambulantes es una constante. Los helados, en promedio, cuestan entre 6 y 20 reales. Las tradicionales trenzas para las chicas se hacen por unos 50 reales y degustar la clásica caipirinha brasileña cuesta entre 15 y 20 reales.

Es ideal para practicar buceo y ver la abundante población de peces que habita sus costas. El alquiler de un equipo de snorkel oscila en los 80 reales y un paseo en una especie de banana tirada por una lancha alrededor de 35 reales por persona.

Todos los precios que aquí damos son estimativos y se pueden obtener buenos descuentos por grupo familiar. Desde el centro se puede llegar a pie o bien tomar un taxi marítimo, una suerte de lancha pequeña que ofrece un paseo por las principales playas a razón de unos 20 reales por persona.

João Fernandes. Una de las playas preferidas de los turistas extranjeros.

Clásicos de Búzios 2. Playa Geribá

Es, quizás, la más argentina de todas las playas. Su amplia extensión de arena clara es ideal para largas caminatas mientras se disfruta del oleaje vertiginoso que ofrece a toda hora.

Es excelente para practicar windsurf y se pueden contratar clases para chicos desde los 65 reales. Pese a ser un sector de casi mar abierto, cuenta con una temperatura agradable en el agua aunque el viento se siente un poco más que en otras playas.

Desde el centro o partiendo de la zona de João Fernandes se accede a través del servicio de combis que realizan el trayecto en forma permanente con escasos minutos de espera. Son minibuses que permiten trasladarse en cualquier sentido con un costo de 2,80 reales por persona. En el caso de Geribá, hay que caminar unas seis cuadras para llegar a la zona de playa desde la parada.

Cuenta con varios quioscos que, al igual que en João Fernandes, ofrecen el servicio de bufet con la sombrilla y los sillones por una consumición. Siempre queda espacio y no se acumulan tantas personas como en otras playas más reducidas.

Una de las grandes ventajas, al igual que en casi todo el destino, es que puede pagarse con tarjeta de débito cualquiera de los servicios. Al costo de la consumición siempre se agrega un 10 por ciento de propina, que es un clásico en Brasil.

Geribá. Donde hay mayoría de argentinos que disfrutan de su playa extensa y las olas. Es ideal para practicar windsurf y kitesurf.

Clásicos de Búzios 3. Playa Ferradura

Una preciosa bahía con forma de herradura que invita a un plácido baño en sus aguas templadas. De breve recorrido, presenta una vista paradisíaca que enamora los sentidos.

Se pueden realizan paseos en botes a pedal con forma de cisnes por 50 reales la hora y los quioscos que ofrecen las sombrillas y todo el servicio de playa tienen precios más reducidos que en otros sectores del balneario.

El acceso a este paraíso es a través de las combis y luego hay que caminar unos diez minutos para desembocar en la playa. Para quienes no deseen caminar existe la posibilidad de alquilar los tradicionales buggies que cuentan con un sector para estacionar a pocos metros del mar.

Arraial do Cabo: arenas blancas, morros, aguas transparentes. Así es el Caribe brasileño.

Clásicos de Búzios 4. Arraial do Cabo

Es «la excursión». Te dicen que es obligatorio realizarla y realmente no tiene desperdicios.

Se contrata en cualquiera de los prestadores turísticos que ofrecen sus servicios en locales diseminados por todo Búzios. El costo original es de 150 reales por persona pero se pueden negociar descuentos por grupo familiar.

Arranca bien temprano. Alrededor de las 8:30 el bus recorre las posadas buscando a los pasajeros y enseguida enfila rumbo a Cabo Frío y Arraial. En el camino, los guías van contando la historia del centro turístico y ofrecen detalles de lo que será la jornada. En apenas un rato se llega al puerto de Arraial, desde donde luego de pagar una tasa de embarque de 5 reales por persona, se accede a la barcaza. Una vez a bordo comienza el recorrido hasta las playas.

Una recomendación: dependiendo del oleaje el barco se mueve bastante y no está de más tomar alguna medicación para evitar mareos y malestares. Una vez en las proximidades del destino un bote de goma acerca a los turistas hasta la costa. El paisaje es incomparable. Sin dudas es el Caribe brasileño.

Rua Das Pedras. El centro de la movida nocturna en Búzios.

Agua cristalina y arenas blancas forman una combinación irresistible. El tiempo pasa volando y ya hay regresar al barco para visitar otra playa.

Al llegar la combinación es idéntica: aguas increíblemente transparentes y cálidas. Los peces pueden verse nadando tranquilamente sin necesidad del snorkel. Una delicia inolvidable.

De regreso, el paseo incluye una parada para comer en el resto Rodizio de Cabo Frío donde los postres son una tentación irresistible.

Otra recomendación: cada contingente viaja con un fotógrafo que ofrece retratar esos momentos en familia y sumar otras imágenes del paseo. Cuesta 70 reales y es una buena inversión.

De regreso a Búzios, el ómnibus lleva a cada turista hasta su posada.

Clásicos de Búzios 5. Rua das Pedras

La principal arteria del tradicional paseo de compras concentra buena parte de la oferta céntrica de Búzios en materia gastronómica, locales comerciales y de entretenimiento.

Los restaurantes y confiterías compiten en precio y calidad por seducir a los visitantes que todas las noches del año recorren sus calles. Cada una ofrece un espectáculo musical y sacan sus mesas a la vereda peatonal.

En un buen restaurante del centro se puede cenar a cambio de 230 reales, propina incluida, para cuatro personas con bebida. Un helado mediano cuesta 20 reales y un panqueque de la tradicional Chez Michou promedia los 30 reales.

Otra opción son las cadenas de comida rápida con combos de entre 25 y 45 reales por persona.

A la hora de los regalos y las compras las opciones son múltiples. Una remera de marca internacional puede costar 85 reales y otra con el estampado tradicional de Búzios, 25.

Nota original

2 thoughts on “5 clásicos de Búzios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*